Bruxismo: Definición y clasificación
5.0
30

Saludos lector, en este articulo responderé a la pregunta ¿Qué es el bruxismo?, y también leerás sobre su clasificación

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es es una hiperactividad involuntaria de los músculos masticatorios.

Esta hiperactividad tiene como consecuencia el apretamiento y/o rechinamiento de los dientes.

Es usual que los episodios de bruxismo sean nocturnos.

Pero no es raro que  bajo situaciones de tensión o concentración los pacientes se descubran bruxando durante el día.

El bruxismo es un habito parafuncional

El bruxismo es considerado una parafunción ya que no persigue ningún fin funcional.

No es útil ni produce algo en favor del funcionamiento del sistema masticatorio (ni siquiera para liberar tensiones)

Todo lo contrario, produce daño irreversible a las estructuras dentarias y articulación temporomandibular

Muchas veces se le reconoce por un dolor muscular que limita la función masticatoria.

Bruxismo 8 RF

En muchas ocasiones este acto involuntario de apretar o rechinar los dientes acompaña a períodos de estrés o de ansiedad, como una manifestación del cuerpo, así como es en los casos de colon irritable y de algunos dolores de cabeza.

Sin embargo el bruxismo puede ser del mismo modo una manifestación de un trastorno del sueño o de inestabilidad oclusal.

Karolyi

Karolyi en 1901 lo llamó neuralgia traumática, en 1907 Marie y Ptietkieviez lo denominaron bruxomanía, término francés del cual deriva el actual de bruxismo

Frohman

Posteriormente en 1931 Frohman uso este término para identificar un problema dentario desencadenado por un movimiento parafuncional del maxilar inferior.

Hosting SSD

Miller

En 1936 Miller diferencia entre bruxismo como hábito nocturno de bruxomanía como hábito diurno.

Ramfjord y Ash

En 1971 Ramfjord y Ash clasificaron el bruxismo como céntrico o apretamiento dentario en máxima intercuspidación y excéntrico o rechinamiento de los dientes en movimientos excéntricos del maxilar inferior.

Distintas definiciones de bruxismo han aparecido a lo largo de la historia:

Ranfjord lo definió como el hábito parafuncional motor del maxilar inferior en el que se apreta, rechina, castañetea, golpea y se mastica sin realizar ninguna función fisiológica.

Shafer y Levy

Shafer y Levy dan por definición del bruxismo el que es la moledura de los dientes, ya sea durante el sueño o como hábito inconsciente durante las horas de vigilia.

Dawson

Para Dawson la definición del bruxismo es que es un hábito que consiste en el rechinamiento, frotamiento o apretamiento de los dientes de manera rítmica involuntaria o espasmódica adicional.

Con excepción de los movimientos masticatorios de la mandíbula, que pueden conducir a trauma oclusal.

Bruxismo 10

Okeson

Okeson definió el bruxismo como golpeteo o el rechinar de los dientes de forma inconsciente y no funcional.

Asociación Americana de Desordenes del Sueño

La Asociación Americana de Desordenes del Sueño (ASDA) lo define como:

“movimiento estereotipado caracterizado por el rechinado o apretado de los dientes durante el sueño”

Academia Americana de Dolor Orofacial

La Academia Americana de Dolor Orofacial (AAOP) lo define como:

“actividad parafuncional diurna o nocturna que incluye apretar, juntar, golpear o rechinar los dientes”

Bermejo

Bermejo lo define como un movimiento parafuncional mandibular, liberador de estrés, entre cuyos efectos se encuentra apretar, juntar, golpear o rechinar los dientes .

Teniendo repercusión primero en el sistema dental y periodontal, y segundo en el aparato musculoesquelético craneomandibular.

Como ya he mencionado el bruxismo es una parafunción, sin embargo hoy día aun persiste la controversia de su etiopatogenia y criterios diagnósticos.

Gran parte de los estudios se han centrado en el bruxismo del sueño, dejando de lado el diurno.

Bruxismo

Basándonos en la evidencia esta parafunción se considera de origen multifactorial, de las cuales se distinguen los llamados factores periféricos (morfológicos) y factores centrales (patofisiológicos y psicológicos).

Siendo estos últimos los que se consideran en la actualidad con mayor injerencia en la génesis del bruxismo.

Se ha planteado la existencia de dos tipos de bruxismo, uno primario y otro secundario a sustancias o alteraciones cerebrales.

Por lo que la necesidad de diferenciar uno de otro, se hace indispensable a la hora de establecer alternativas terapéuticas efectivas.

Este es un padecimiento que NO depende del acúmulo de la biopelícula como la caries y la periodontitis, y sin embargo puede ser también bastante destructivo

Por ende, al ir progresivamente desgastando tus dientes, afecta la dimensión vertical, la oclusión y por supuesto, las características de tu sonrisa

Es un padecimiento que incluso algunas personas pueden tomar como «normal», sin embargo, debe ser detectado y tratado lo antes posible, así como informar a cada paciente sobre sus posibles efectos destructivos

Clasificación del bruxismo

 

De acuerdo a su agresividad y establecimiento en el paciente y para un mejor diagnóstico y tratamiento podemos clasificar los hábitos (bruxismo en cualquiera de sus formas, succión del dedo, labio o carrillo y onicofagia) de la siguiente manera:

Grado I (Hábito Incipiente):

La presentación no es agresiva, su reproducción es por un corto período de tiempo y a veces de forma ocasional.

Aunque puede ser inconsciente para el paciente, es reversible ya que aparece y se desvanece por si solo, puede desaparecer cuando el sujeto lo hace consciente.

Puede estar condicionado a factores locales dentro de la boca, que al ser detectados y eliminados con prontitud permite la prevención y eliminación del mismo.

La ansiedad puede estar ausente en el paciente.

 

Grado II (Hábito Establecido):

En este grado la ansiedad ya se encuentra presente, la reproducción está condicionado a los factores facilitadores, la presentación es inconsciente para el paciente y desaparece cuando el sujeto lo vuelve consciente.

En esta etapa pueden encontrarse presente lesiones en las estructuras dentofaciales por lo que se requiere de un tratamiento integral para asegurar su eliminación.

El hábito grado II puede ser reversible, si no es tratado puede desarrollarse un hábito Grado III

 

Grado III (Hábito Poderoso):

La reproducción es constante hasta dentro del entorno familiar y social por incorporación del paciente.

La presentación se encuentra fortalecida y bien establecida, es excesiva e irresistible para el sujeto que la padece aun siendo consciente.

Las lesiones en las estructuras dentofaciales son de considerable magnitud y en algunos casos las lesiones son permanentes.

El hábito poderoso es de difícil manejo y los resultados del tratamiento son insatisfactorios, por lo que se requiere de mayor atención y dedicación en el desarrollo de técnicas por parte del Odontólogo que las implementa.

Espero te haya sido informativo este post sobre la definición del bruxismo y su clasificación, abajo, en la sección de comentarios viene la mejor parte, estaré leyendo los tuyos

También te comparto aquí el link para solicitar cita en mi consulta odontológica.

Entre muchas otras publicaciones también te invito a leer mis artículos sobre:

 Referencias

Odontologo (USM) Diplomado de Odontologia Estetica (UCV)Consulta en Caracas, Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *