historia de la nicotina y del fumar
Fumar: Historia de la Nicotina
5 (100%) 22 votos

En este articulo te hablo sobre la historia de la nicotina y de la adicción al fumar

El tabaco es una planta de la familia de las solanáceas, del género nicotiniana, originaria del continente Americano.

El tabaco puede ser consumido tanto en su forma mascada (tabaco en hoja), como aspirada (en polvo), así como fumadas (tabaco de humo)

Historia de la Nicotina y del Fumar

La planta Nicotiana Tabacum,  se cree que llegó al Caribe 3.000 años antes de Cristo.

Los aztecas usaban el tabaco como antídoto contra el veneno de las serpientes, también tenía una gran importancia en ceremoniales y rituales religiosos, por ejemplo, los mencionados aztecas lo fumaban para intentar ahuyentar los malos espíritus.

Se cree que la planta es originaria de la zona andina, cerca del lago Titicaca, fueron los arahuacos quienes lo llevaron a Cuba, los indios tainos también jugaron un rol fundamental en llevar el tabaco a las islas del Caribe.

Los Europeos descubrieron en el Nuevo Mundo esta planta, por lo que pareciera que su “descubrimiento” fue en 1492, sin embargo el del tabaco era el cultivo más difundido en todo el continente Americano antes de la llegada de Cristóbal Colón.

Desde Norteamerica hasta Suramerica había cultivos de tabaco, donde también se lo usaba en sus distintas formas: fumado, masticado y esnifado.

El cultivo del tabaco tuvo un gran punto de concentración en la zona de la Amazonia, de donde pasó a los grupos del Orinoco (sur de Venezuela), de allí los arahuacos llevaron el cultivo del tabaco a las islas del Caribe.

En dichas Islas el grupo de los taínos, ubicados básicamente en la Isla de Santo Domingo, es el primero que domesticó el uso del tabaco.

alojamiento wordpress

En 1492, específicamente para el 26 de Octubre de ese año, Colón llega a la bahía de Bariay, en la cual envió a sus exploradores a recorrer el área, entre los días 2 y 5 de Noviembres estos exploradores se encontraron con algunos indios taínos.

Colón hizo la siguiente anotación

“…iban siempre los hombres con un tizón en las manos (cuaba) y ciertas hierbas para tomar sus sahumerios, que son unas hierbas secas (cojiba) metidas en una cierta hoja seca también a manera de mosquete…y encendido por una parte del por la otra chupan o sorben, y reciben con el resuello para adentro aquel humo, con el cual se adormecen las carnes y cuasi emborracha, y así diz que no sienten el cansancio. Estos mosquetes…llaman ellos tabacos” (negrillas nuestras)

Al Colón fondear sus carabelas, uno de sus Almirantes envió a Rodrigo Jerez y Luis Torres a explorar la costa, que regresaron con la historia de que:

“…por las calles habían hallado mucha gente que llevaba en la mano un tizón encendido …

En Historias de las Indias Fray Bartolomé de las Casas explica que a tal tizón lo llamaban tabaco.

El historiador Gonzalo Fernández de Oviedo escribió en Historia General y Natural de las Indias:

…usaban los indios de esta isla, entre otros sus vicios uno muy malo, que es tomar unas ahumadas, que ellos llaman tabaco, para salir de sentido. Y esto hacían con el humo de cierta yerba que, a lo que yo he podido entender, es de calidad del beleño, pero no de aquella hechura o forma, según su vista, porque esta hierba es un tallo o pimpollo como cuatro o cinco palmos o menos de alto y con unas hojas anchas y gruesas, y blandas y vellosas y el verdor tira algo a color de las hojas de la lengua de buey, o buglosa (que llaman los herbolarios y médicos” (negrillas nuestras)

Fumar (una adicción antigua)

Francisco Hernández, para el siglo XVII, confirmaba la existencia de la nueva planta en el nuevo mundo

Llaman tabacos en la isla Española a ciertos pedazos de huecos de caña, de palmo y medio de largo, que por de fuera están untados con polvos de carbón y por de dentro llenos de tabaco, liquidámbar (o xochiccotzeti) y también algunas otras cosas cálidas y odoríferas, las cuales, encendidos por las partes que están llenos, echan el humo por la otra, el cual, tragado por la boca, quita suavemente el sentido y todo trabajo y cansancio” (negrillas nuestras)

Pareciera que la denominación tabaco le era dada tanto al instrumento para realizar los sahumerios, como a la planta empleada en las ahumadas.

Una vez adoptada la voz indígena “tabaco” respecto a la planta que fumaban, desde las Antillas se extendió dicha voz, siendo la Isla Española su principal centro de propagación.

¿Cómo llegó el tabaco a Europa?

Se presume que el tabaco fue llevado por la misma tripulación de Colón, y quizás a aborígenes traídos por él de sus expediciones.

Los primeros en habituarse al consumo del tabaco, es decir, a fumarlo, fue a los hombres de mar, quienes fueron elemento esencial en la difusión de este hábito.

Para el siglo XVII Juan de Castro, un boticario cordobés afirmó

el uso del tabaco quien más que otros lo ampliaron fueron los marineros y toda la gente que caminaba por el mar. Porque como gente que a todo tiempo está recibiendo humedad de los vapores de sus caminos (con lo cual abundan las flemas en gran cantidad) paréceles vino muy acomodado un medicamento, tal cual lo es éste, para ir desflemando

Ironías de la historia, que se halla considerado al fumar como una suerte de medicamento a problemas pulmonares.

Continúa Juan de Castro

en un principio fue tenido por cosas muy vil y baja y cosas de esclavos y bebedores de taberna y gente de poca consideración…Era apetito de bebedores, que en las tabernas, mientras se llenaban los cuartillos de vino, llenaban las narices de su polvo haciendo ganas insaciables de beber

De los hombres de mar, el fumar y otros usos del tabaco, pasó a la gente ruda de los puertos, de donde se propagó a las demás clases de la sociedad.

Dicha situación implicó que los españoles tuvieron el monopolio del tabaco.

Distribución del tabaco y el hábito de fumar a otras partes del mundo

Los esclavos africanos traídos a Cuba y el continente Americano por los conquistadores españoles adoptaron rápidamente la visión ritualista y mágica sobre el tabaco.

Para 1556, André Thevet llevó semillas de Brasil a Francia, y para el siglo XVII Jean Nicot  también llevó semillas y empezó a sembrar tabaco.

Se dice que Nicot (para eso entonces embajador francés en Portugal)  envió a la reina Catalina de Médicis polvo de hojas de tabaco para sus fuertes jaquecas, se difundió que consiguió curarla con el mismo lo cual dio mucho prestigió a la planta, que más tarde fue llamada nicotiana en honor a Jean Nicot.

En el siglo XIX sería aislado el alcoide del tabaco y entonces, éste recibió el nombre de nicotina.

Entonces el tabaco cobró fama terapéutica y los médicos lo recomendaban para el dolor de cabeza y multitud de otras aplicaciones, lo que contribuiría a su distribución en el mundo entero.

Es un poco irónico como el mismo compuesto que manda a los hospitales a tantas personas, en sus inicios se hizo popular por achacársele virtudes medicinales.

Las rutas marítimas de distribución durante los siglos XVI, XVII y XVIII fueron parte importante en llevar el tabaco y el hábito de fumarlo a las costas de Asia, Africa y Oceanía.

A India y Japón llegó a inicios del siglo XVII

Expansión de la nicotina en el mundo, y con ello el hábito de fumar

Cuba fue un eje importante en la naciente industria tabaquera, para el siglo XVI, en 1659, el gobernador de la Habana dispuso la entrega de tierras a todo aquel interesado en cultivar tabaco.

Ya para 1620 en Sevilla empezó a funcinoar la primera fábrica de tabacos llamada La Real Fábrica de Tabacos de Sevilla, que para entonces fue la mayor construcción en todo el mundo. En España fueron pioneros en las fábricas de tabaco, pero poco a poco entraron en funcionamiento fábricas francesas, italianas y alemanas.

Incluso en el siglo XIII, para 1717, España seguía procurando monopolizar en lo posible la fabricación del tabaco, mediante un Decreto de la Corona que dio lugar a la primera fábrica de tabaco en Cuba, la Real Factoría de La Habana

Hay una relación estrecha entre la expansión del tabaco y la economía, incluso con la esclavitud.

En plena guerra de la Independencia de las colonias inglesas de América George Washington llegó a decir Si no pueden enviar dinero, envíen tabaco, ya que Francia, prestamista de los insurgentes, aceptaba pagos con dicha planta.

Las guerras, como las napoleónicas contra España, la Guerra de Crimea, la Guerra Civil Americana, contribuyeron a la expansión del hábito de fumar, común entre los soldados.

Por ejemplo, para 1866 en la Guerra Civil Americana las compañías de tabaco empezaron a regalar cigarrillos a los soldados, al terminar la guerra su uso se popularizó y su consumo se disparó!

Algo que contribuyó a masificar aún más rápidamente la venta, y por ende, el consumo de cigarrillos fue que James Bosnak, el 14 de Septiembre de 1880, patentó una máquina que elaboraba 100.000 cigarrillos en una sola jornada. Esto habilitó el desplome de los precios y las tabaqueras presionaron para aumentar el consumo del fumador promedio, que para la época fumaba un cigarro a la semana.

Durante la Primera Guerra Mundial el hábito de fumar se disparó entre los soldados, quienes lo consideraban tan indispensable como los alimentos, una vez más las compañías tabaqueras lo regalaron a las tropas, los sobrevivientes volvieron a casa adictos a fumar.

Fumar (Primera Guerra Mundial)

Ya para la Segunda Guerra Mundial el consumo de tabaco era tan grande que pasó a ser considerado por los aliados y sus autoridades militares, como artículo de primera necesidad.

En esta guerra muchas mujeres se unieron al ejército, y con ello la mujer fue introducida masivamente al mundo del tabaco

Hasta aquí mi escrito dedicado a la historia de la nicotina y el tabaco

En otro de mis artículos te hablo de los componentes del cigarrillo, entre ellos, algunos cancerígenos

Responderé a tus comentarios tan pronto me sea posible, te invito a compartir este artículo con tus seres queridos

También he escrito sobre:

 

Referencias

Odontologo (USM) Diplomado de Odontologia Estetica (UCV)Consulta en Caracas, Venezuela